lunes, 25 de julio de 2011

Alberto Vicente

Entusiasmo, pasión, entrega, sentimiento,… cualquiera de estos calificativos servirían para describir a esa persona de la eterna sonrisa que es Alberto, calificativos que se ven reflejados en su fotografía de manera cada vez más evidente a medida que avanzamos en el tiempo a través de ellas hasta llegar a la madurez actual.

Pero sus fotografías son también un claro reflejo de su personalidad en cuanto que transmiten ese interés incesante por conocer, por estar abierto a un mundo visto sin prejuicios, alimentándose de sus riquezas y mirando más allá de lo obvio, siendo capaz de encontrar y plasmar un núcleo sentimental en cada objeto que, por sencillo, nos pasa desapercibido al resto.

Esa capacidad de humanizar cada objeto o persona que fotografía y ese permanente deseo por entender y formarse técnicamente, sumado a su inquietud y carácter perfeccionista es lo que le ha llevado a definirse cada vez más como un fotógrafo de gran profesionalidad, admirado tanto por los que le conocen personalmente como por los que no.

Decir por último que aunque Alberto es fiel a la fotografía en blanco y negro, cuya técnica de positivado ha ido perfeccionado cada vez más tal y como se puede observar en sus últimos trabajos, no lo es a la cámara, y es que la misma inquietud que le lleva a fotografiar todo lo que para él merece ser representado, es la que le lleva a utilizar cámaras analógicas de cualquier modelo y época, adquiridas en sus casi rituales paseos por El Rastro de Madrid.

3 comentarios:

avnteniente dijo...

Muchisimas gracias Teresa¡¡ Eres un cielote.Tu texto es simplemente perfecto.Sera todo un exito y seguro que supera mis fotos.Infinitas gracias y un millón de abrazos y besos.

blanca dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
blanca dijo...

Bonito texto y fiel al homenajeado